Las pruebas durante el embarazo: otro punto de vista

Soy una mujer, dentro de lo que cabe, joven y sana.Pruebas en el embarazo

Mi cuerpo funciona relativamente bien y está lo suficientemente preparado y fuerte  para ser fecundado y soportar el gran desgaste que supone un embarazo y la posterior lactancia. Ésto es lo que puede pensar cualquier embarazada o, al menos, lo que puede pensar antes de la primera visita con la matrona. Pero entonces sales de ese primer encuentro con un calendario de pruebas del embarazo que incluye una visita mensual, alternando matrona y ginecóloga, tres análisis de sangre, cuatro de orina, una prueba de cribado a través de otra extracción de sangre, tres ecografías, la prueba de la glucosa, la del estreptococo, una citología y, novedad en mi último embarazo, una visita al odontólogo. Eso sin contar las “correas” de final del embarazo y, para grupos de riesgo, amniocentesis. Y es entonces  cuando empiezas a dudar de si realmente estás sana o si acabas de contraer una terrible enfermedad con unos riesgos elevadísimos. Sobre todo si eres una persona que, como yo, en toda su vida que no ha ido tantas veces al médico como las que parece que te esperan durante los próximos ocho meses.

Varios profesionales, entre ellos Michel Odent, dicen que el realizar tantas pruebas, sumado con los falsos positivos y las lecturas erróneas de los resultados, provocan más daño que beneficio en el desarrollo del embarazo y en la confianza de la mujer en su cuerpo y en su capacidad de parir. Os recomiendo encarecidamente la lectura del documento de éste autor el posible efecto nocebo del cuidado prenatal.

Las recomendaciones de la OMS para el cuidado prenatal son:

Nutrición

*Recibir ácido fólico antes del embarazo y durante el primer trimestre

*Suplementación con hierro solamente si éste está indicado, sabiendo que un nivel de hierro más bajo considerado habitualmente como indicador de anemia, es fisiológico durante el embarazo

*Abandonar las evaluaciones tradicionales perinatales con score de riesgo, ya que las mismas no pueden predecir quiénes desarrollarán complicaciones. En lugar de esto, observar a las mujeres que no se encuentren en riesgo, permaneciendo vigilantes en todo momento ante cualquier signo fuera de lo normal. Una clasificación de “riesgo” debe ser flexible y abierta a ser revisada.

Atención médica

*Reducir el número recomendado de consultas prenatales para las mujeres con embarazos normales con el fin de disminuir el exceso de medicación y de hospitalización.

*Reducir el uso rutinario de exámenes ecográficos durante el embarazo a solamente “con indicación” o a una ecografía (alrededor de las 18 semanas) si se prefiere.

*Minimizar la cantidad de pruebas de tamizaje durante las consultas. Exámenes de sangre, presión arterial y exámenes de orina para pesquisar proteinuria son esenciales además de la medición de la altura uterina. Los demás estudios deben realizarse solamente si están indicados.

*Entender la sensibilidad y especificidad de cualquier prueba diagnóstica utilizada. No indicar pruebas que no tengan indicación clínica clara.

(Who principles of perinatal care: the essential antenatal, perinatal, and postpartum care course. Birth 2001; 28: 202-207.)

En mi primer embarazo acudí a todas las visitas y me hice todas las pruebas religiosamente, en éste sin embargo he decidido que hay algunas pruebas que no me voy a hacer. Esta es la información en que me baso y mis reflexiones sobre algunas de las pruebas:

*ANÁLISIS DE SANGRE Y ORINA

Se realiza uno por trimestre de cada uno, aunque en mi calendario de embarazada hay planeados cuatro de orina, no sé por qué. En los análisis de sangre se busca mucha información, entre ellas el RH materno, por si hubiera incompatibilidades con el paterno, la presencia de anticuerpos de la rubeola, VIH, toxoplasma y hepatitis B y se miden muchos valores, entre ellos los niveles de alfafetoproteina, de hemoglobina y la tolerancia a la glucosa.

En los análisis de orina se buscan proteínas, que pueden ser síntoma de problemas graves, como la pre-eclamsia, la presencia de azúcar que puede ser indicativa de diabetes gestacional y la presencia de acetona deriva de la carencia de azúcar.

Considero los análisis  importantes, especialmente el primer análisis de sangre del primer embarazo, por la cuestión del RH, que puede dar problemas muy graves y fácilmente evitables y por conocer los niveles de anticuerpos de las distintas enfermedades que se buscan y poder actuar en consecuencia. Yo seguramente acudiré a los tres análisis, ya que pienso que son  pruebas poco invasivas.

*SUPLEMENTACIÓN

En éste embarazo me han recomendado la toma de ácido fólico hasta el primer trimestre y de yodo. En el primero me recetaron también hierro y lo estuve tomando aunque si me lo prescriben en este embarazo lo más seguro es que me lo pensaría bien antes de tomarlo, mirando bien los resultados de los análisis.

Los índices de hemoglobina bajan en el embarazo, no porque haya menos cantidad, sino porque la cantidad de plasma aumenta y por tanto la hemoglobina está más diluída. El problema es que estos valores bajos a menudo se diagnostican equivocadamente  como anemia y se recomienda la ingesta de cápsulas de hierro. Hay que saber que una bajada en los niveles de hemoglobina es normal y fisiológico en el embarazo. Además, la suplementación con hierro no es inocua, sino que puede tener efectos secundarios como malestar y extreñimiento, problema ya frecuente en el embarazo y que puede llevar a sufrir hemorroides.

Además, hay un estudio serio que relaciona niveles altos de hemoglobina con prematuridad y bajo peso al nacer.

*PRUEBA DE CRIBADO (triple screening)

Esta prueba se realiza mediante un análisis de sangre, ésta vez me la habían programado para un día después de la ecografía del primer trimestre. En este análisis de sangre se miden los valores de tres sustancias producidas por la placenta y el embrión: la alfafetoproteína, la gonadotropina coriónica y el estriol libre. Los resultados se analizan teniendo en cuenta además otras variantes como la raza y edad de la madre y las semanas de gestación y se calculan las probabilidades de que el bebé tenga algún defecto genético, sobre todo Síndrome de Down, Síndrome de Patau o  Síndrome de Edwards.

¿Y cúal es el inconveniente de una prueba poco invasiva que nos puede advertir de alteraciones cromosómicas en el bebé? Pues yo le veo al menos dos:

1- Tiene una fiabilidad del 60% y se da un altísimo número de falsos positivos. El resultado de la prueba se expresa en cuantas posibilidades entre 10000 tiene el bebé de padecer una alteración genética, el número de corte son 250. Cuando el resultado es de riesgo algo se recomiendan más pruebas, normalmente la  amniocentesis, que tiene  riesgo de aborto (entre 0,8-1%). Solamente el 10% de los resultados que salen alterados en el triple screening corresponden a verdaderas deficiencias cromosómicas, con lo que un alto número de mujeres pasan semanas muchísima preocupación y ansiedad y se someten a pruebas con riesgo de aborto cuando su bebé está bien. También es posible que la prueba dé resultado negativo y el bebé padezca una alteración.

2- Hay muchas familias que decidirán seguir adelante con el embarazo incluso si su bebé sufre alguno de los Síndromes antes citados, con lo que someterlos a un alto nivel de ansiedad y contínuos exámenes durante el embarazo no servirá para nada. Se debería saber la posición de la familia ante esta situación antes de recomendar el cribado rutinario.

Los síndromes detectados por el triple screening suelen dar otros síntomas detectables en ecografía: pliegue nucal alta, ausencia de tabique nasal, en algunos casos malformaciones…

En mi caso, en la primera ecografía se vió el tabique nasal y el pliegue nucal entraba dentro de los valores correctos y he decidido no hacerme el triple screening. No me apetecía arriesgarme a que me saliera un valor elevado, que me recomendaran una amniocentesis que no sé si me haría y, en caso de hacérmela y tener un resultado adverso,  tener que llegar a tomar una decisión durísima y que sinceramente, no sabría lo que hacer. Si en la ecografía el pliegue nucal hubiera sido elevado habría valorado la opción de hacer el triple screening.

Con ésto no quiero recomendar una cosa o la otra a las futuras madres, sólo cuento mi opinión personal sobre este tema, que es delicado.

*ECOGRAFÍAS

Como hemos visto, la OMS recomienda una ecografía en torno a las 18 semanas, en otros países de Europa como el Reino Unido se realizan  dos ecografías en todo el embarazo. En España se hace una ecografía cada trimestre (semanas 12, 20 y 33 aproximadamente) y su finalidad es:

*Primera ecografía: Comprobar que el embrión se ha implantado correctamente, cúantos embriones hay, establecer la fecha ecográfica de implantación y comprobar el ritmo cardiaco del bebé.

*Segunda ecografía: Diagnosticar malformaciones fetales, valorar la cantidad de líquido amniótico, determinar la posición de la placenta y ver si el feto está creciendo al ritmo adecuado

*Tercera ecografía: Conocer la posición del feto y de la placenta y el grado de maduración de ésta última, controlar el crecimiento fetal y evaluar la cantidad de líquido amniótico.

Yo me haré las dos primeras ecografías, de hecho la primera ya la tuve hace un par de semanas. En cuanto a la tercera ecografía, lo valoraré con ayuda de la matrona cuando se acerque la fecha de hacérmela.

Aquí un artículo sobre cómo el diagnóstico prenatal de problemas en el bebé puede ser más perjudicial que beneficioso.

*PRUEBA DE LA GLUCOSA y O’SULLIVAN.

En España se realiza el test de o’sullivan o  “curva corta” entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Se trata de tomar un líquido saturado de glucosa y valorar los niveles de glucosa en sangre a la hora de haberlo ingerido. Si el resultado aparece alterado no es definitivo sino que se cita a la embarazada para la curva de la glucemia o “curva larga” en la que la cantidad de glucosa se dobla y se realizan cuatro mediciones de los valores de glucosa en sangre con un intervalo de una hora en cada medición. Con ésto se detecta la diabetes gestacional, y se especifica para la embarazada una dieta especial.

Yo he decidido no hacérmela. Además del incordio que supone hacérsela (muchas veces la bebida da náuseas y mareos), hay muchos médicos que no la recomiendan o, directamente, la desaconsejan. La OMS no la incluye entre sus recomendaciones y en otros países europeos no la hacen. Si entrara en un grupo de riesgo (obesidad, diabetes gestacional previa, antecedentes familiares…) lo valoraría pero, aun habiendo tenido antes un bebé de más de 4 kg, no la voy a realizar. Sí creo que es necesario llevar una dieta muy equilibrada, evitando harinas y azúcares refinados y realizar ejercicio durante el embarazo para evitar o corregir la diabetes gestacional, pero ésto se debería hacer en todos los casos y no sólo con el diagnóstico positivo.

Os dejo algunos fragmentos de ensayos que hablan sobre el tema. El primero es de Juan Gervás, os dejo también el enlace al artículo completo más abajo (el del encarnizamiento diagnóstico):

¿es necesario el cribaje para la diabetes gestacional, el hacer la prueba de la sobrecarga oral de glucosa rutinariamente a todas las embarazadas? La respuesta es no. La cuestión de fondo, aquí, es si la diabetes gestacional se asocia a peores resultados perinatales que un embarazo normal. La respuesta es no (14-16). El único resultado perinatal asociado a la diabetes gestacional es la macrosomia del recién nacido, pero la diabetes gestacional es causa de sólo el 5% de todos los nacimientos de niños de más de 4.500 g (17). Además, las dietas y el control estricto de la glucemia con insulina en la diabetes gestacional puede tener efectos adversos sobre el feto (18). Y el “etiquetaje” del caso como diabetes gestacional
se asocia a mayor probabilidad de cesárea, con independencia de que haya macrosomia fetal (19).
La prueba de tolerancia a la glucosa debería realizarse selectivamente. La diabetes gestacional es muy frecuente, la complicación más frecuente del embarazo, pues se da en el 4% de los casos, pero lo lógico, útil y prudente es la realización de la prueba en mujeres con
alto riego (obesas, con historia familiar de diabetes, diabetes gestacional previa, hijos macrosómicos previos y otros). Como dicen en uno de los textos citados “el cribaje de la diabetes gestacional debe realizarse sólo en las embarazadas con alto riesgo para desarrollarla” (16).

Referencias:
14.- LUCAS MJ, LOWE TW, BOWE L, MCINTIRE DD. Class A1 gestational diabetes: a meaningful diagnosis? Obstet Gynecol 1993; 82: 260-265.
15.- HUNTER DJS, KEIRSE MJNC. Gestational diabetes. En Chalmers I, Enkin M, Keirse MJNC, eds. Effective care during pregnancy and childbirth. Oxford: OUP, 1980, págs. 403-410.
16.- HELTON MR, ARNDT J, KEBEDE M, KING M. Do lowrisk prenatal patients really need a screening glucose challenge test? J Fam Pract 1997; 44: 556-561.
17.- SPELLACY WN, MILLER S, WINEGAR A, PETERSON PQ. Macrosomia: maternal characteristics and infant complications. Obstet Gynecol 1985; 66: 158-161.
18.- LANGER O, LEVY J, BRUSTMAN L. Glycemic control in gestational diabetes: how tight is tight enough – small for gestational age versus large for gestational age? Am J Obstet Gynecol 1989; 161: 646-653.
19.- NAYLOR D, SERMER M, CHEN E, SYKORA K. Cesarean delivery in relation to birth weight and gestational glucose tolerance: pathophysiology or practice style? JAMA 1996; 275:1165-1170.

Y ésta es la argumentación de Michel Odent en el documento cuyo enlace tenéis más arriba:

Muchos profesionales no se dan cuenta del efecto nocivo que el concepto “diabetes gestacional”, puede tener. Cuando a una mujer se le da este diagnóstico ella cofunde una respuesta transitoria a las necesidades del feto, con una enfermedad crónica grave. La utilización de estas palabras puede transformar en un minuto a una feliz mujer embarazada, en una persona enferma. Lo grave es que este diagnóstico se da inutilmente. El profesor John Jarret de Londres, proclama que la diabetes gestacional, es una “no entidad” (13). En una carta dirigida al American Journal of Obstetrics and Gynecology, lo describió como ” un diagnóstico en busca de una enfermedad”. Hoy en día persiste el debate sobre la necesidad o no de que la mujer embarazada debe pasar un test de tolerancia la glucosa (14). Este diagnóstico es inútil, porque cuando se ha establecido, genera una serie de recomendaciones , que ya deberían ser ofrecidas a todas las embarazadas de manera preventiva, tales como: evitar los azúcares refinados , preferir los hidratos de carbono integrales completos (pasta, pan, arroz, etc..), y hacer suficiente actividad física.

Referencias
13.- Jarret Rj. Gestational diabetes: a non-entity? BMJ 1993; 306:27-38
14.- Jarret Rj,Castro-Soares J, Dornhorst A, Beard R. Should we screen for gestational diabetes? BMJ 1997; 315:736-39

Por último decir que si hay alguna madre que está preocupada por su glucosa pero no desea hacerse el test de o’sullivan, puede ir a la farmacia en ayunas y, con un pequeño pinchacito en un dedo, le darán sus valores de azúcar. Se consideran altos si pasan de 140.

*EXUDADO PARA DETECTAR ESTREPTOCOCO GRUPO B

Entre la semana 35 y 37 de embarazo se realiza esta prueba que consiste en tomar células del interior de la vagina y del recto (no es doloroso, se hace con un bastoncillo) y posteriormente se hace un cultivo para analizar si la madre es portadora de esta bacteria. El estreptococo grupo B hemolítico o Streptococcus agalactiae reside normalmente en nuestro organismo, en el aparato digestivo sin causar ningún problema. Cuando coloniza la vagina se puede transmitir al bebé causando enfermedades muy graves, como septicemia (infección generalizada por vía sanguínea), neumonía (infección pulmonar) o meningitis (infección del cerebro y sus cubiertas), o a largo plazo osteoartritis (infección de hueso o articulaciones). Es por éso que, en caso de ser el cultivo positivo, se pone a la madre antibióticos intravenosos en el momento del parto.

Sin embargo, en otros países europeos no se realiza esta prueba, porque se considera que es mejor esperar y controlar al recién nacido por si éste necesitara antibiótico. Se han realizado estudios que demuestran que el test rutinario de estreptococo y posterior administración intravenosa no disminuye el número de sepsis en el recién nacido, ni reduce la mortalidad por este tipo de complicaciones. Además, el 82% de los contagios son de madres no portadoras de la bacteria, con lo que se consideran estas rutinas innecesarias.

En España se administra antibiótico durante el parto al 25% de las mujeres. El modo de administración reduce la movilidad durante el parto y el antibiótico en sí mismo está relacionado con una mayor incidencia de mastitis del pezón.

Para una información más detallada y con todas las referencias podéis consultar el interesantísimo artículo del doctor Emilio Santos sobre el tema.

Yo en principio será una prueba que no me haré, aunque tengo que consultarlo con la matrona que me atenderá en el parto.

*TACTOS ANTES DEL PARTO

A partir de la semana 37 de embarazo, las visitas prenatales con ginecólogo o matrona se intensifican, siendo cada una o dos semanas. En estas visitas es frecuente en España que se haga un tacto para valorar la consistencia, posición y dilatación del cuello del útero. Para ello, el profesional introduce los dedos índice y corazón en la vagina de la mujer con el fin de palpar el cuello del útero.

Esta práctica es muy intrusiva y puede causar gran ansiedad y malestar en las mujeres, que lo viven como una violación de su intimidad. Por otra parte el resultado que arroja es subjetivo y no muy útil. Hay mujeres que pueden comenzar su dilatación a las 37 semanas y parir en la 42 y otras estar con el cuello totalmente cerrado por la mañana y parir por la noche.

En ocasiones (cada vez menos pero sigue siendo, desafortunadamente, una práctica frecuente en algunos profesionales) se “aprovecha” el tacto para hacer una separación de membranas, la llamada “maniobra de Hamilton”, con el fin de provocar el parto. Esta maniobra es dolorosa, a menudo se realiza sin el consentimiento de la mujer y está específicamente desaconsejada por la OMS. Esta maniobra se podría utilizar como método para provocar el parto en un embarazo demasiado prolongado o que tiene que terminar por justificación médica, pero nunca como una intervención rutinaria.

En mi caso he decidido, si todo va bien, no dejar que me hagan tactos en la recta final del embarazo.

*CARDIOTOCOGRAFÍA  (“monitores o la prueba de las correas”)

Dependiendo de la zona donde se viva la primera sesión de monitorización se realiza en España entre la semana 37 y la 40. Se coloca  alrededor del abdomen de la embarazada unas correas con unos electrodos que a su vez están conectados a un monitor. Estos electrodos registran la frecuencia cardiaca del bebé y las contracciones uterinas. Los resultados aparecen en una pantalla y  se imprimen.

Los latidos del feto se pueden controlar con una metodología más simple y la información sobre si la madre tiene muchas contracciones o pocas no la encuentro relevante. El dato que sí proporciona, al ver juntos los dos valores, es cómo reacciona el bebé a las contracciones uterinas, por si tuviera bradicardias. De que suceda esto último hay más riesgo cuando el embarazo se prolonga más de lo habitual, ya que puede que la placenta esté envejecida y no cumpla su función tan bien como antes. El problema del diagnóstico es que el bebé tiene que tener las bradicardias JUSTO en el momento que a la madre le hacen el control de monitorización.

Diversos estudios dicen que no hay evidencia de que esta prueba mejore los resultados de intervenciones o disminuya la morbilidad perinatal:

Grivell RM, Alfirevic Z, Gyte GML, Devane D. Antenatal cardiotocography for fetal assessment. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010, Issue 1. Art. No.: CD007863. DOI: 10.1002/14651858.CD007863.pub2

La Organización Mundial de la salud tampoco las ve útiles ni necesarias

Pattinson N, McCowan L. Cardiotocografía para la evaluación fetal anteparto (revisión Cochrane traducida)Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd.

En mi embarazo anterior tuve la primera prueba de correas en la semana 38. En este embarazo sólo la haré si se prolonga más allá de la semana 41.

**Aclaración

Con este post no pretendo convencer a nadie de nada, ni dar consejo a ninguna embarazada sobre las pruebas que se debe o no hacer. Simplemente quiero aportar otra visión sobre las pruebas médicas del embarazo, huyendo de los argumentos simplistas de “si mandan estas pruebas será por algo” o “no se gastarían el dinero en hacer pruebas si no fueran necesarias”. Hay otros profesionales y entidades, tan serias como la OMS, que refutan estos argumentos y en otros paises como los escandinavos, se realizan menos controles prenatales sin que ello tenga una repercusión negativa en la salud de la madre o del bebé.

Hay mujeres a las que todas estas pruebas y controles les aportarán una seguridad en el embarazo de que todo va bien, pero hay muchas otras en las que el efecto es contrario, generando gran ansiedad, haciéndole sentir como una enferma y minando su confianza en su capacidad innata de gestar y parir un niño sano. Cada embarazo es diferente, y  lo ideal es que cada mujer se informe de para qué se hace cada prueba, así como de sus riesgos y beneficios, para que pueda tomar la decisión que más le convenga en su situación particular. Todas deberíamos estar bien informadas antes de someternos a tan exhaustivo control médico.

Enlaces relacionados:

*Cuerpos gestantes y orden social. Discursos y prácticas en el embarazo. Mª Jesús Montes Múñoz

*Encarnizamiento diagnóstico y terapeútico con las mujeres. M.PÉREZ FERNÁNDEZ, J.GÉRVAS (largo pero muy recomendable)

¿Y vosotras?¿qué pruebas os vais a hacer?¿cúales os plantean dudas?¿os hicistéis las mismas en todos los embarazos?

email

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Embarazo y parto y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Las pruebas durante el embarazo: otro punto de vista

  1. mucca dijo:

    Muy completo e interesante el artículo. Espero que haga reflexionar a muchas futuras madres.

  2. Caro dijo:

    Como yo también soy ya ‘gallina vieja’, que diría aquel en su poesía, pues estoy de acuerdo en lo que expones. Creo que la salud en el embarazo tiene que llevar un control, pero no puede ser más exhaustivo (si no hay una razón verdaderamente grave) que en el resto de la vida no gestante de una mujer.

    Yo me tomé religiosamente el acido fólico, y después el yodo, y eso sí lo volveré a hacer. Pero el hierro no me lo tomé (ni siquiera antes de conocer la evidencia de que la ‘supuesta anemia’ del embarazo es fisiológica. Ahora, con más razón). La prueba de Sullivan NO ME LA VOLVERÉ A HACER JAMÁS. Las dos veces que lo intenté, apenas me llegó al estómago y ya la había vomitado. Me negué a intentarlo más veces, y por mi cuenta me hice una ‘curva de día’ con el glucómetro de mi suegro, y le presenté los datos a mi ginecóloga. Perfectos. Algo tan simple, tan barato, tan inocuo para madre y bebé… no sigo porque me llevan los demonios. (¿¿Dónde te dicen las alternativas??)

    Lo del screening, no tengo ni idea, la verdad, de qué haría. Porque tampoco estoy muy por la labor de hacerme una amniocentesis. Me parece muy bien que la gente se la haga y ‘tome medidas’ respecto a ello, cada uno sabe su situación. Pero yo no me veo ‘tomando medidas’. De hecho, creo que cuando te vas a hacer una amniocentesis te advierten primero de estar segura de querer abortar si algo va mal. Como yo no lo estoy, creo que es mejor directamente no hacérmela.

    Las ecografías, igual: las justas y necesarias. Gracias a Dios, a mi no mi hicieron nunca estimación del peso (que de todos es sabido que fallan más que una escopeta de feria). De la eco en 3D o 4D o como se llame, también paso.

    La prueba del exudado me trae de cabeza, porque yo era positivo en mi primer embarazo :(((( y no sé si eso significa que para los siguientes también lo seré… lo cual es una mierda absoluta, porque aún no he encontrado información exhaustiva sobre si es absolutamente imprescindible la profilaxis con antibióticos durante el parto, si no, y me gustaría saberlo, sobre todo si eso es manejable en un parto en casa. ¿Incoherencias hospitalarias? Todas las del mundo: mi bolsa estuvo íntegra todo mi parto, hasta que decidieron (sin darme razón o explicación) rompérmela (ya de 7 cm o mas) ¿para qué, si era la mejor protección para mi bebé). Y no contentos con ponerme el antibiótico a mi, se lo pincharon a mi hijo nada más nacer. Toma buen recibimiento :( decididamente, necesito saber más sobre este tema.

    Lo de los tactos no me pareció excesivamente mal cuando me los hicieron. Supongo que los aceptaba como parte de la ‘rutina médica’, y mi ginecóloga no era muy brusca. Pero efectivamente, la información que otorga es prácticamente irrelevante. Yo me tiré más de un mes dilatada de algo más de 1cm y después tardé 32 horas en parir. Para que te digan ‘estas muy verde’ y empieces a comerte la cabeza, casi mejor ni ponerse. O exponerse, eso, a que algun listo/a aproveche para hacerte un hamilton (yaquestamos). Ahora, me estoy imaginando la cara del próximo gine que me toque cuando le diga que no quiero que me haga tactos…

    ¿Los monitores? No me resultaron molestos (y espero que a mi hijo tampoco). Lo que menos me gustó? estar allí esperando mil horas para entrar. ¿Lo volvería a hacer? Pues no lo sé. Ya se verá.

    Todo sería más fácil con una atención al embarazo y al parto más respetuosa, la verdad. Porque la suspicacia de los sanitarios cuando te ‘atreves’ a desafiar su ‘autoridad’ es tremenda. Pero claro, como dice el refrán, ‘mejor colorada una vez, que ciento descolorida…’

    • siriviri dijo:

      Gracias por tu comentario ;)

      Desde luego el tema del triple screeening es delicado… por éso cada familia debe analizar sus creencias y su posición antes de hacérselo. Porque si uno no está dispuesto a hacerse la amniocentesis… ¿para qué sufrir con un resultado alterado del triple screening que en el 90% de los casos no corresponde con un problema real? En fin, que cada uno debe decidir.

      Lo mismo con todas las pruebas… no es que unas sean “buenas” y otras “malas” sino que cada mujer debería tener la información suficiente para analizarlas por separado y sentir con cúales se siente cómodas y con cuales no, pero muchas veces es más fácil que nos lo den “todo hecho” y que a todas nos hagan lo mismo, porque luego hay quejas “a mi cuñada le hicieron el TS y a mí no, éso es que la atención que yo recibí es peor”

    • FLORENCIA dijo:

      Yo también estoy dudando del examen de streptococo. Aunque no se si en Argentina es rutinario. A mi en mi embarazo anterior no me lo hicieron. Si llegas a tener mas info de eso contestame el post.
      Somos muchas y muchOs los que buscamos llevar a cabo un embarazo y parto natural, con los controles necesarios y específicos para cada persona. HAY que exigir el respeto cuando a una de le falta. Se necesita mas educación en la formación de los médicos. De esta especialidad y del resto también.
      Besos y felicidad con sus panzas, bebés y familias.

      • siriviri dijo:

        Hola Florencia y gracias por tu comentario.

        ¿has visto el enlace al artículo de Emilio Santos? Creo que en él deja bastante claro lo que hay que saber sobre el strepto… Obligatorio no creo que sea, ninguna prueba médica puede ser obligatoria, pero si vas a parir en un hospital quizá sea mejor hacerte la prueba, ya que si no insistirán en ponerte el gotero intravenoso durante el parto, lo que limita el movimiento y al final es peor. No se ha demostrado que con el gotero se mejoren los resultados, pero bueno….

        Un abrazo

  3. eva jose dijo:

    GRACIAS MARINA,… una vez +me llega esto en el justo momento…solo necesitaba este pequeño empujon para terminar de tenerlo claro

  4. Ruth dijo:

    Tengo 3 hijos de 20, 17 y 1 añito. Me parece bastante imprudente de tu parte. Ya quisieran madres de pocos o ningún recurso tener la ventaja que tienes, me refiero a madres de aldeas de África o asia del tercer mundo donde la mortalidad tanto infantil como materna es elevadisimo. No tiene otro remedio pero que mujeres de primer mundo como tu, se llenen la boca y deciden hacerse o no pruebas poniendo en riesgo la vida de tu bebe, me parece atrevido y recomendarlo a las demás, ni te digo.
    En los embarazos de mis 2 hijos mayores no existían la mitad de las pruebas y todo salió bien pero del tercero me asombre lo detallado de todo y por supuesto que me lo hice todo. Que saliera bien de los mayores, no quiere decir que la tercera fuera igual.
    He estado en África y he visto las secuelas en niños y gente por falta de estudios y controles, después falta de vacunas y creeme, empiezas a valorar el vivir en el primer mundo pero ofende ver como hay gente inconciente como tu diciendo que no hace falta tantos controles en el embarazo u otras que no hace falta vacunas.
    Yo recomiendo a todas que no falten a ningún control, ni estudio por el bien de ellas y de sus bebes

    • siriviri dijo:

      Me parece muy grave que lances acusaciones de ese calibre basándote únicamente en tu opinión personal y sin respaldar dicha opinión con datos científicos o hechos.
      En mi artículo, que parece que no te has leído con detenimiento, cito estudios científicos serios publicados en revistas médicas prestigiosas, con sus debidas referencias y fuentes tan reconocidas como la OMS que recomiendan reducir las pruebas prenatales. Me gustaría que me explicaras cómo las pruebas como el exudado para detectar el streptococo, la ecografía del tercer trimestre, los tactos o la cardiotocografía ayudan a reducir la mortalidad y morbilidad perinatal, ya que es más bien al contrario. También me gustaría que aportaras datos de cómo esas pruebas son útiles para el bebé o la madre y que me explicaras por qué, si esto es así, en países tan “subdesarrollados” como Suecia o Reino Unido se han eliminado de los protocolos prenatales.
      Las mujeres que optamos por otro tipo de atención prenatal y otro tipo de parto no somos hippies místicas que nos hemos vuelto locas, sino mujeres mucho más informadas que la media y que no nos hacemos las pruebas porque toca sino que valoramos en cada caso, junto con la opinión médica y la evidencia científica, los riesgos y beneficios de cada intervención que se nos aplique a nosotras o a nuestros bebés.
      Por cierto, que hablando de ecografías, te dejo otro artículo, lleno de referencias sobre los posibles riesgos del uso de ecografías. Te invito a leerlo también http://bebeagogo.wordpress.com/2011/04/28/ecografias-ponderando-la-propaganda-frente-a-los-hechos/

    • Rosa Elena dijo:

      No hay nada como estar bien informadas. Este artículo está muy trabajado, con enlaces a otros muchos artículos. En nuestra libertad está informarnos y decidir. O no informarnos y dejarnos hacer. Yo he estado en las dos situaciones. En mi primer embarazo me hice casi todas las pruebas, salvo la amniocentesis. A mis 22 años el Triple Screening me salió bajísimo, ya que una de las variables que cuenta es la edad. En el parto me dejé hacer de TODO. Culpa mía, por no haberme preparado.
      En mi segundo embarazo me hice las pruebas que yo quise, siempre hablándolo con mis matronas, que me aconsejaban desde su profesionalidad. Tuve un embarazo mucho más tranquilo, sin tener que esperar resultados como amenazas, esperando sólo LA VIDA. El parto empezó cuando quiso, como quiso y terminó con la ayuda de dos grandes mujeres. Feliz, sin incidencias. Sabiendo en todo momento cómo funcionaba mi cuerpo. Y es que la información y la confianza son nuestros mayores aliados en la vida.
      Siento mucho que haya mujeres, madres, que no piensen así.

  5. anna dijo:

    De veras que otra mas que se apunta a tener 3 hijos,yo tampoco me considero ninguna madre hippie,ni mucho menos,y estoy de acuerdo que hoy en dia todo va rodado a miles de pruebas que hacen a veces confundir.Aqui un ejemplo,con mi hijo mediano,en una ecografia me dijeron que erik tenia quistes en la cabeza,hasta el punto que el ginecologo me dio la opcion de hacer la amniocentesis alli mismo(inadmisible hacerlo en consulta,y eso que era depago y mutua)sali llorando desconsolada,tanto que aun pagando mutua,fuimos a pagar 60 euros otra ecografia de otra ginecologa,resolucion:no tenia nada erik,eran sombras simples,tantas prubeba dan para confundir,no me considero hippie,me considero madre de tres hijos ,con una experiencia encima,y como ella a puesto buena informacón de estudios no nos damos cuenta que españa en esto deja mucho que desear????,igual que la vacuna prevenar,que tiene tela,mucha tela!!!.

  6. esmeralda solis de la puente dijo:

    Gracias guapisima, les pasare el enlace al articulo a las mamas de mi grupo de comaternaje, muchas están embarazadas y les vendrá genial!!! como siempre, tan acertada.

  7. Violet dijo:

    Me parece una estupenda recopilación de estudios, Siriviri.

    Respecto a un comentario que se ha hecho más arriba, creo que cuando se llega al ataque personal es que se han acabado los recursos y los argumentos. Y creo que es bastante simplista la explicación de la mortalidad en otros países.

    Saludos.

  8. Luisina dijo:

    En el sector privado médico argentino, estamos llegando a 6 (seis!) ecografías…lo cual me parece obviamente un disparate :O Obvio que yo voy a hacerme muchas menos…
    Con respecto al test de O’Sullivan, el médico no me lo dio en el primer embarazo, ahora cambié de médico y sé que él sí lo da, pero no voy a aceptar hacérmelo.Me negué a la translucencia nucal porque no sirve para evitar ninguna enfermedad, sino que se da para diagnosticar algo que no puede evitarse ¿entonces para qué?
    Yo creo que tu artículo está bien documentado y aparte aclarás muy bien que es una decisión personal, no es que vos recomendás esto para otros ;-)

    Saludos!
    Luisina

  9. Loreloy dijo:

    Hola, yo me encuentro viviendo en Francia, y a ver que os parece: mañana voy a intentar salir del paso a un scanner, para ver si mi pelvis es suficientemente grande para que pasen mis bebés, (mellizos)..con lo que conlleba de radiación..por supuesto voy a negarme, pero corro el riesgo que ginecólogos del hospital se nieguen a atenderme, alguna habeís escuchado algo más absurdo? aquí en Francia es un tema medico-legal, yo alucino! veré a ver que pasa mañana, pero de verdad, soy capaz de coger un tren e ir a parir a españa, que opción tengo.
    Tactos cero, la prueba de la glucosa si, si supiera lo que se ahora no me la haría. jo! y ecos un montón, me negué a tomar hierro, que me lo daban en el cuarto mes, así por el morro, porque mis valores en los análisis estaban bien, con lo que llamé y me dijeron, ay, bueno, si , puedes no tomarlo..También recuerdo que al llegar a francia tuve un positivo en analisis de infección de orina, y me dieron un antibiótico común sin hacer cultivo, me negué a tomarlo hasta tener los resultados del cultivo..sino hubiera sido doble taza de antibiótico..aquí o espabilamos o telita..
    y ahora me va a empezar a tocar monitores cada dos días y enfrentarme a una inducción a la 38+5 que en Francia se realiza por protocolo..si mañana está todo bien..tendrán que venir a buscarme a casa!!!
    saludos, acabo de descubrir este blog y me ENCANTA

  10. Marta dijo:

    Siriviri, muchas gracias por esta reflexión tan profunda, informada y ¡oportuna! Debemos dejar de ser sujetos pasivos en nuestros propios embarazos y partos. Debemos tomar las riendas y, precisamente por el bien de nuestros bebés, pensarnos muy bien si este amedrentamiento al que se nos somete está justificado.
    Estoy convencida de que muchas pruebas son innecesarias y al final perjudiciales por la ansiedad que nos pueden producir. El caso de la diabetes gestacional es palmario: no está demostrado que sean los niveles de glucosa relativamente altos los perjudiciales para el bebé, sino que parece que lo que ocasiona macrosomia son la edad y la obesidad de la madre.
    A mí me han hecho la prueba de la glucosa y me ha dado alto. Supongo que me clasificarán como diabética, pero es una definición que no se ajusta a la realidad. Tengo un glucómetro de estos de autodiagnóstico y me mido el azúcar todos los días, tanto en ayunas como después de comer: mi glucemia está siempre entre 58 y como mucho 90 mg/dl. Sólo he tenido hiperglucemia como consecuencia de la prueba. Y, para colmo, después de la prueba también tuve hipoglucemia. Osea, que sólo tengo mal los niveles de glucosa cuando me lo provocan.
    Me indigna que como resultado de una prueba que no tendría que haberme hecho me endosen una patología ficticia. Es, como dice uno de los médicos que citas, “un diagnóstico en busca de una enfermedad”. Y encima, aunque la patología no es tal, por culpa de esa etiqueta voy a recibir un tratamiento distinto, pretenderán hacerme más ecografías todavía y estarán condicionados a la hora de decidir si hacerme la cesárea o no. Tendría que haberme negado.
    En cuanto a lo que cuenta, Loreloy, veo que la situación en Francia no es mejor. ¿Cómo pueden hacer la inducción con 38+5 semanas por protocolo? ¿Se han vuelto locos? ¡No te dejes, Loreloy!

  11. Es bueno que compartamos nuestra experiencias porque ayudan a las demás personas, yo me hice mi test de embarazo cuando tuve un retraso de casi un mes, soy irregular pero aquella vez sentía que debía hacermela y como era mi primera vez recurrí a la información de una página que me recomendaron http://www.testdeembarazo.com.es/ para saber más detalles, ya estaba embarazada y todo me fue de maravilla.

  12. Oriana 2012 dijo:

    Me gusto mucho el artículo, entre buscando informacion de cuales eran los estudios REALMENTE necesarios en el embarazo y la forma de realizarlos ya que me hice el análisis del cultivo para diagnosticar la bacteria del estreptococo de la semana 36, nadie me dijo como era, pense que era solo una muestra de flujo vaginal, parecido a la de Papanicolau.Pero no fue así.La doctora que me lo hizo que ni me saludó ( no habia bata, no me podia subir en la camilla y no me dijo haremos tal o cual cosa) no me hizo ninguna pregunta, ni nada y no advirtio que yo tenia hemorroides (bastante tipico en el embarazo) por lo cual me causo un dolor espantoso, me dijo que no tendria de que quejarme ( me senti una cosa, con una panza enorme a la cual hay que manipular) termine volviendo en taxi, sangrando,etc Completamente invasivo y doloroso ( en mi caso).Violencia obstétrica se llama en país , Argentina, cuando no se respetan tus tiempos, no te informan de nada y te maltratan con estudios invasivos e innecesarios.

  13. Tere dijo:

    Hola Dios te bendiga, mas acertado no.podria ser. Me encantaria hablar contigo, eres el angel q Dios puso en mi camino. Mi correo es terolin@hotmail.com. Abrazotes.

  14. sonia dijo:

    Buscaba información sobre “negarse a hacerse pruebas en el embarazo” y encontré tu blog. Me ha encantado el artículo, es lo que quería, aunque… seguiré investigando.
    Estoy embarazada de mi tercer hijo y como decía una compañera más arriba, ya soy perra vieja!
    No me apetece que me mangoneen ni en el embarazo ni en el parto, la verdad. En los dos embarazos anteriores me hice todas y cada una de las pruebas de rigor, pero ahora me lo estoy planteando. Es que la cosa cambia mucho cuando tú misma te informas y tomas decisiones.
    En mi primer parto, por ejemplo, me pusieron via y monitores y parí en el potro. En el segundo ni via, ni monitores, ni potro, y además alta voluntaria a las 24 horas del parto. Para el tercer parto no creo que pueda mejorar mucho más las condiciones, estoy contenta con lo que logré.
    Ahora mi lucha empieza en pleno embarazo, porque cada vez soy más consciente de mi cuerpo y de mi maternidad y quiero sentirme libre y feliz. Como bien dices en tu artículo, no estoy enferma y no quiero que me traten como tal.
    El miércoles 24 tengo la primera visita en el ginecólogo, me harán la eco vaginal, quiero hacérmela para saber si está bien implantado, si es 1 o más. Y tener un poco claro a partir de ahí que pruebas quiero o no quiero hacerme.
    Un saludo a todas.

  15. Carmen dijo:

    Yo estoy de trece semanitas, me hice la eco de las doce y todo bien. Lo del triple screening ni pensarlo, lo que no entiendo es como se recomienda algo puramente estadístico que no ofrece diagnostico ninguno y que tiene tantos falsos positivos…solo genera angustia innecesaria.. Desde mi punto de vista, no me haría una amniocentesis ni loca, por tanto, para que pasar por el cribado??las ecos si me las voy a hacer pero es que da mucho gusto ver esa vida que crece dentro nuestra pero me haré las tres de rutina.. Lo de la glucosa creo que tb voy a pasar y lo de los tactos lo justo y avisando que ni se les ocurra romper nada!!

  16. JOSE MANUEL dijo:

    La verdad es que últimamente está en auge el tener equipos médicos en casa para estas cosas. El problema es que tienen que utilizarse como un complemento, puesto que sin la formación adecuada pueden llevarnos a un error de diagnóstico, por lo que lo ideal es acudir al médico periódicamente.

  17. Alita dijo:

    yo soy primeriza, de 32 años y hoy me consultan si deseo hacerme el sreening del 1mer trimestre, y me han servido muchisimo sus comentarios, lo principal es informarse y formar cada uno su propia opinion. Aqui en argentina no hay nada que pueda hacerse al respecto de los malos resultados, de todas maneras no prodria hacerme cargo de la decision de terminar con mi embarazo ¿para que enterarme con anthelacion? Sera mi hijo/a y lo amaremos. Tanto los buenos como los malos comentarios han servido para decidirme, gracias a todas

  18. Pat dijo:

    Hola Siriviri, muy interesante tu blog.
    Dos preguntas que lanzo al aire:
    1.- Si no es con tactos, cómo saben cuánto has dilatado?
    2.- ¿Cómo se puede una negar? Yo estoy convencida de que por mucho que una se niegue, como des con alguna/alguno de estos que hacen lo que creen conveniente, poco se puede hacer.
    Yo tengo pánico a los tactos, verdadero terror. Bueno, a eso y a que me “hurguen” por ahí, debido, precisamente, a una mala bestia que me hizo polvo al hacerme una citología.
    Saludos para todas.

    • siriviri dijo:

      1- para mí la pregunta es ¿realmente es necesario saber de cúanto estás dilatada? En realidad esa información no nos sirve de mucho antes del parto ya que perfectamente puedes estar “muy verde” por la mañana y parir esa misma noche o estar de 3-4 cm y tardar días en parir. Entonces, ¿qué más nos da estar de 1 de 2 o de ninguno? Durante el parto las matronas formadas pueden saber la dilatación por la línea púrpura que se forma en el coxis, aunque no todas lo saben/hacen ni mucho menos
      2- Para negarse a un tacto basta decir “no, gracias, tacto no”. Nadie puede obligarte a que te tumbes y te bajes las bragas :)

  19. Silvia dijo:

    Lo más flipante para mí es que gracias a unos mensajes de estos días en la lista de EPEN me he enterado de que NO hay que ir en ayunas a hacerse los análisis de sangre. Ni siquiera el O’Sullivan. Es algo que siempre he entendido justo al revés, y resulta que de hecho está contraindicado el ir en ayunas, flipa!!!!!!

    • Marina dijo:

      ¿¿Al O’Sullivan tampoco?? no sabía
      Yo para evitar el O’Sullivan me hacía tests de azúcar en la farmacia y cada uno lo hacía dos veces: la primera en ayunas y la segunda a las dos horas más o menos, para ver cómo reaccionaba el cuerpo.

  20. rebeca lobillo dijo:

    Hola siriviri, muchas gracias por esta entrada, me fue de muy buena ayuda durante mi embarazo. Decirte que parí en casa hace 3 meses y 5 dias, solo me hice durante el embarazo un analisis de sangre a los 4 meses para ver el RH, fue la unica vez que fui a mi medico. No me hice ecografías, elegí no molestar a mi bebe, ni ninguna de las otras pruebas. Confie en que la vida se sabe lo que se hace y que si no fuese así confiaba en que sabría escuchar a mi cuerpo y saber de algún problema. investigue mis miedos y me puse a informarme sobre la fisiologia del parto…. Soy vegetariana desde hace 6 años y lo seguí siendo. Tomé antes de quedar embarazada y durante el primer trimestre calcio de homeopatía. Durante todo el embarazo y aún todavía tomo pipas de CALABAZA, SESAMO, LINO, CHIA, GIRASOL, MACA , todo ello crudo y bio, y molido en el molinillo. tengo mi historia de parto escrita en mi facebook (rebeca lobillo) y tambien el la pagina de ELPARTOESNUESTRO por si alguien le va bien. Agradecerte de nuevo toda la informacion que compartes.

Deja un comentario