Mitos sobre la lactancia durante el embarazo y el tándem

En nuestra sociedad el tiempo que se amamanta a los niños se ha reducido drásticamente en las últimas décadas. Aunque en los últimos años se está dando repunte en las tasas de madres que dan el pecho a sus hijos y en la duración de estas lactancias, todavía no estamos acostumbrados a ver a madres que amamanten más allá de los primeros meses, que se queden embarazadas mientras lactan y mucho menos que den el pecho a dos hijos de diferentes edades a la vez. Este desconocimiento sobre un hecho tan natural y normal en otras partes del mundo es el causante de que haya numerosos mitos. Muchas madres en esta situación escuchan consejos basados en falsedades incluso de sus matronas o ginecólogos, a menudo mal informados sobre temas de lactancia, lo que les hace dejar de dar el pecho sin motivo y contra su voluntad. Estas son algunas de las cosas que pueden oír estas madres:

*Amamantar durante el embarazo puede causar aborto espontáneo durante el primer trimestre

Falso. Esta es una creencia muy frecuente y a muchas madres se les recomienda destetar a sus hijos cuando quedan embarazadas. El motivo de este razonamiento es que al amamantar el cuerpo produce oxitocina y esta hormona es la causante de las contracciones uterinas, por lo que durante mucho tiempo se ha pensado que podría ser causa de aborto. Pero el hecho es que el útero recibe la oxitocina mediante unos receptores, que están inactivos hasta el tercer trimestre, con lo que no tiene nada que ver con las pérdidas durante el primer trimestre de embarazo. En un estudio realizado por la asociación Alba Lactancia Materna sobre la lactancia durante el embarazo y en tándem, no se encontró un aumento de abortos de primer trimestre en mujeres lactantes, y tampoco en ningún otro estudio realizado hasta el momento.

*Amamantar durante el embarazo puede causar parto prematuro en el tercer trimestre

Durante el tercer trimestre sí es frecuente notar contracciones leves cuando se amamanta, que ceden espontáneamente cuando el niño suelta el pecho y en ningún caso suponen un factor de riesgo para un parto prematuro. En el estudio mencionado anteriormente la duración del embarazo fue similar en madres lactantes y no lactantes y ninguna de las 73 madres lactantes que participaron en el estudio tuvo un bebé prematuro. En caso de madres con alto riesgo de parto prematuro, a las que ha sido prescrito reposo absoluto y abstención de las relaciones sexuales, sí que se recomienda no amamantar.

*Al dar de mamar en el embarazo, el bebé nacerá con bajo peso.

Totalmente falso. En el mismo estudio se mostró que los pesos eran similares entre hermanos y, curiosamente, los bebés nacidos de madres lactantes tuvieron un peso ligeramente superior, aunque no significativo.

*La leche “se pudre” durante el embarazo

Esta creencia está muy arraigada en algunos países. Probablemente tiene origen en el hecho cierto de que es frecuente, durante el segundo trimestre, que el hermano mayor padezca algún episodio de diarrea leve. Esto se achaca a la aparición del calostro, que tiene efectos laxantes, pero en ningún caso es perjudicial para el hermano mayor y estos episodios tienden a durar poco.

*Lactar en el embarazo es perjudicial para la madre o la “desgasta” mucho

Falso. El metabolismo cambia durante el embarazo y la lactancia para adecuarse a los nuevos requerimientos y la madre no sufre un mayor desgaste, ni anemia ni ningún otro efecto nocivo.

*Durante el embarazo la leche no sirve al niño mayor

Es cierto que la producción baja durante el embarazo, lo que provoca que muchos niños (en torno a un 60%) se desteten durante este periodo. No obstante, la leche restante sigue beneficiando tanto a nivel nutritivo como a nivel inmunológico al hermano mayor. Incluso si la producción cesara del todo, el niño seguiría aprovechando los beneficios emocionales de disfrutar del pecho.

*El niño mayor no dejará calostro para el pequeño

El calostro es la leche que se comienza a producir durante los últimos meses de embarazo y hasta los primeros días después del parto, cuando es remplazado poco a poco por la leche madura. Este proceso es el mismo en madres lactantes o no lactantes. El calostro no tiene una cantidad determinada y luego se termina, sino que ambos hermanos se pueden beneficiar de él sin perjudicar al otro, pues el cuerpo producirá más según la demanda.

*No habrá suficiente leche para los dos niños

Esta afirmación no solo es falsa, sino que la realidad es la contraria. Los bebés que disfrutan de la lactancia en tándem con sus hermanos mayores pierden menos peso después del nacimiento y suben más de peso durante el primer mes que los demás (hasta un 21% más). Esto se da porque al estimular los dos pechos a la vez, la producción es mayor y se estimula más fácilmente el reflejo de eyección de la leche. También los hermanos mayores tienden a subir de peso durante los primeros meses, ya que la leche se adecúa a las necesidades del bebé pequeño y es mucho más calórica de la que tomaba ya el niño mayor antes del embarazo.

Quiero recordar que aunque todas estas afirmaciones son mitos, sí que hay cosas que las madres que se planteen continuar amamantando durante el embarazo y más allá deberían saber. Una, es que es posible que las sensaciones durante el amamantamiento en este periodo pueden ser negativas: en  el primer trimestre los pezones están más sensibles y pueden doler. Durante el resto del embarazo y la lactancia en tandem algunas madres refieren una sensación desagradable al dar de mamar al mayor, conocida como agitación del amamantamiento. También las madres que practican la lactancia en tándem suelen referir un gran cansancio, ya que muchas veces la demanda del niño mayor crece tras el nacimiento del hermano, lo que puede llegar a agobiar a la madre, que en muchas ocasiones limita el acceso al pecho.

Como ventajas para la lactancia en tandem están el hecho de que el mayor pueda seguir disfrutando de todos los beneficios de la lactancia materna y una menos incidencia de los temidos “celos” al poder compartir los dos el pecho materno.

En estos enlaces he contado mi experiencia sobre mi lactancia durante el primer trimestre de embarazo y el segundo. Más adelante añadiré el tercero y el tándem.

email

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Mitos sobre la lactancia durante el embarazo y el tándem

  1. Roxana dijo:

    Hola gracias por la información aunque aun tengo temor porque mi ginecólogo me aseguro que tenía que dejar de amamantar a mi bebe de 9 meses por mi embarazo de 7 semanas por riesgo a abortar… No se que hacer

  2. Paula Castaño dijo:

    Hola mi nombre es Paula tengo u a nena de 20 meses y tengo 8 semanas de embarazo, me encanto el articulo y me gustaría recibir mas información sobre la alimentación en tándem ya que mi hija esta todavía muy apegada a su teta y no quiero la quiera destetar.

  3. issa dijo:

    Hola. Yo estoy embaraza de 18 semana y tengo un bebe de 19meses al cual el toma teta. 3o 4veces mas en la noche.. Cuando me agarra la teta me duele despue re tranki le foy en ese momento se me pone dura la panza y cuando el suelta la teta se van las contracciones.. Yo kiero saber en q momento me doy cuent
    q puedo tener un aborto y dejar de amamantar la pedriatra de dijo q no le diera mas teta al nene pero x lo q leo la mayoria te dice eso…. Graciss

  4. Luciana dijo:

    Estoy buscando precisamente información al respecto dado que soy madre de un bebé de 6 meses que se alimenta exclusivamente de leche materna y tengo unas 7 semanas de embarazo y me han dicho que tengo que dejar de amamantar por las contracciones y poner en riesgo al bebé en camino……..

  5. Pingback: Mi experiencia de lactancia y embarazo… y la “agitación del amamantamiento” | Bebés y Especias

Deja un comentario